Blog

¿Qué es el rendimiento en las pruebas de performance?

Las pruebas de performance tienen como objetivo mejorar la eficacia y preparación de las aplicaciones de software. En el centro de este proceso hay una métrica llamada “rendimiento”. Profundicemos en los matices del rendimiento y su innegable importancia.

Foto de CHUTTERSNAP en Unsplash

En el vasto ámbito de las pruebas de rendimiento, si hay una métrica que constantemente intriga y desafía tanto a los testers como a los desarrolladores, es el “rendimiento”.

¿Alguna vez te has preguntado cuántas solicitudes puede procesar tu nueva aplicación web en un tiempo determinado? Bueno, ahí es donde el rendimiento entra en juego.

Embarquémonos en este revelador viaje para descifrar qué es el rendimiento.

La esencia de las pruebas de rendimiento

Cuando se trata de pruebas de rendimiento, se trata de medir la capacidad de un sistema o red para manejar el procesamiento de datos.

En términos más simples, el rendimiento es la cantidad de transacciones que un sistema puede manejar en un período de tiempo determinado. Esto podría significar cuántas solicitudes procesa el servidor web o la cantidad de datos transferidos dentro de un período de tiempo determinado.

Piensa en ello como el latido de una aplicación o sistema, que indica su salud y solidez. Su importancia no es sólo técnica; mantiene una correlación directa con la satisfacción del usuario y la resiliencia del sistema.

¿Por qué es importante?

  • Manejo de datos: A medida que las aplicaciones crecen, también lo hacen los datos que administran. Conocer el rendimiento permite una mejor planificación de la escalabilidad.
  • Experiencia de usuario consistente: Si el rendimiento de un sistema está por debajo de lo recomendable, los usuarios podrían enfrentar lentitud, lo que provocaría una posible desestiminto de usar el software.
  • Optimización de recursos: Al comprender el rendimiento, las empresas pueden optimizar la utilización de servidores y recursos, garantizando que no se utilicen ni se sobrecarguen.

Imagínate estar en el corazón de una ciudad bulliciosa. Los vehículos representan datos y las carreteras simbolizan su aplicación. Ahora bien, ¿cuántos vehículos (datos) pueden pasar fluida y eficientemente por esas carreteras (tu aplicación) sin provocar un atasco? Eso es el rendimiento: una métrica que no solo cuenta los automóviles sino que garantiza que la ciudad siga en movimiento.

Si bien el rendimiento cuantifica cuántas transacciones o solicitudes puede gestionar un servidor dentro de un período de tiempo específico, es más que una simple jerga técnica. Es un reflejo de la satisfacción del usuario, la resiliencia general del sistema y la armonía entre el software y el hardware.

Entonces, ¿por qué deberías prestar atención el rendimiento? En pocas palabras, porque impacta directamente en tu negocio. Un alto rendimiento significa que tu aplicación puede atender a más usuarios simultáneamente, mejorando su experiencia y, en consecuencia, aumentando la reputación y la rentabilidad de tu marca.

Panorama general: rendimiento en el gran esquema de pruebas de performance

Ahora, cuando observas de lejos el plan de pruebas de performance, el rendimiento no es independiente. Se entrelaza con otras métricas como la carga de usuarios, los tiempos de respuesta y la estabilidad del sistema, lo que ofrece una imagen completa.

El rendimiento, si bien es integral, es parte de un marco más amplio destinado a mejorar la calidad de las aplicaciones. Junto con las pruebas de rendimiento, la carga de usuarios y otras métricas, ayudan a los sistemas a apuntar a un rendimiento máximo que se alinee con las expectativas de los usuarios reales.

Los escenarios de performance están en constante evolución. Con cada actualización de software o cambio de servidor, el rendimiento puede fluctuar. Esta naturaleza dinámica resalta la necesidad de realizar pruebas de performance periódicas para que las aplicaciones puedan aspirar continuamente a adaptarse y funcionar de manera eficiente.

Prueba de rendimiento VS. Prueba de carga

Las pruebas de carga y las pruebas de rendimiento, si bien están interrelacionadas, tienen diferentes propósitos dentro del alcance más amplio de las pruebas de rendimiento.

Pruebas de carga

Comúnmente son confundidas con el mismo concepto que las pruebas de performance, pero las pruebas de carga se centran en comprender cómo se comporta un sistema bajo una carga de usuario esperada específica. Las pruebas de carga examinan los tiempos de respuesta del sistema, especialmente cuando los usuarios simultáneos aumentan.

Este enfoque es fundamental a la hora de evaluar los tiempos de respuesta del sistema, especialmente a medida que aumentan los usuarios simultáneos. Proporciona información sobre qué tan bien el sistema puede adaptarse a la afluencia de usuarios y mantener tiempos de respuesta adecuados.

Pruebas de rendimiento

Evalúan la cantidad de datos que procesa el sistema durante la ejecución de una prueba de performance. Proporcionan una imagen clara del volumen de transacciones o solicitudes manejadas, lo que la convierte en una métrica clave en aplicaciones de alto tráfico.

Ambas son facetas diferentes pero esenciales del proceso general de performance testing.

Te invitamos a leer este artículo para descubrir diferentes tipos de pruebas de performance y sus diferencias.

Escenarios del rendimiento del mundo real

¿Cómo se ve el rendimiento en las pruebas de performance en un escenario de prueba típico? Imagina una aplicación web que tiene que atender a miles de usuarios simultáneos. La aplicación cumple con los tiempos de respuesta deseados cuando la carga de usuarios es baja.

Sin embargo, a medida que más usuarios acceden a la aplicación web, el comportamiento del rendimiento se vuelve inconsistente, lo que genera mayores tiempos de respuesta.

Los objetivos de rendimiento pueden variar según las condiciones de carga, la naturaleza de las aplicaciones web y los perfiles de usuario específicos. Cada aplicación puede tener diferentes objetivos de rendimiento, pero el objetivo final sigue siendo el mismo: proporcionar una experiencia de usuario eficiente.

¿Cómo se calcula el rendimiento de las pruebas de performance?

Calcular el rendimiento es un aspecto crucial del proceso de pruebas de performance. En esencia, el rendimiento se determina dividiendo el número total de solicitudes por el tiempo necesario para procesarlas.

Sin embargo, durante una prueba de performance, varios factores pueden afectar esto, como el estado del servidor web, las diferentes velocidades de la red y los tipos de solicitudes.

Si una aplicación web en un servidor particular procesa 300 solicitudes en 5 minutos, el rendimiento es de 60 solicitudes por minuto. Pero, durante las pruebas de performance, factores como la cantidad de usuarios simultáneos pueden influir en esta métrica.

Ejemplo de rendimiento en acción

Durante una fase de prueba de carga para una plataforma de e-commerce, supongamos que el sistema debe manejar 50.000 solicitudes de usuarios durante un peak de ventas. Las pruebas iniciales indican un rendimiento de 40.000 solicitudes por hora.

Esta visión del procesamiento de datos revela la necesidad de optimización. Después de modificar y utilizar algunas herramientas de prueba de carga populares, el rendimiento mejoró a 52 000 solicitudes por hora el día de la venta. Estas aplicaciones de la vida real resaltan cómo el rendimiento, combinado con otras métricas como perfiles de usuario y transacciones producidas, puede ser invaluable.

Desafíos y consideraciones del rendimiento

  • Perfiles de usuario dinámicos: Los usuarios reales pueden tener comportamientos variados. Algunos pueden realizar tareas con gran cantidad de datos, mientras que otros pueden realizar solicitudes diferentes, lo que genera fluctuaciones en el rendimiento.
  • Límite superior de rendimiento del ambiente: Cada ambiente tiene un rendimiento máximo que puede manejar. Es importante comprender este límite superior para evitar sobrecargar el sistema.
  • Condiciones de carga variables: El rendimiento se mantiene bastante constante en estados estables, pero puede fluctuar durante condiciones de carga variables.

Interpretación del reporte de testing de performance

Foto de Lukas en Pexels

Un reporte de performance completo no sólo analiza el rendimiento sino que también profundiza en otras métricas. Este incluyen la cantidad máxima de usuarios simultáneos que el sistema puede soportar, los patrones y anomalías en el procesamiento de datos, el comportamiento del sistema bajo diferentes condiciones de carga y los problemas de latencia, si los hubiera.

Dentro del contexto del rendimiento, el reporte podría resaltar períodos en los que el rendimiento alcanza su punto máximo, lo que indica un rendimiento óptimo del sistema, o valles que sugieren cuellos de botella o ineficiencias. Los cuadros o gráficos podrían mostrar el flujo de solicitudes a lo largo del tiempo, ilustrando la coherencia del sistema en el procesamiento de solicitudes.

Esta representación visual ofrece a los equipos un vistazo rápido al comportamiento del rendimiento durante la duración de la prueba. Además, se podrían resaltar las posibles correlaciones entre otras métricas, como el consumo de recursos del servidor y el rendimiento, lo que demuestra si las limitaciones de recursos afectan la capacidad del sistema para procesar solicitudes de manera efectiva.

Además, los testers pueden proporcionar información sobre eventos o desencadenantes específicos durante las pruebas que llevaron a cambios significativos en el rendimiento. Esto puede ser de sumo valor para los desarrolladores, ya que les ayuda a comprender, por ejemplo, si ciertas características o funciones de la aplicación afectan inesperadamente su capacidad para manejar datos.

Esta información detallada garantiza que el rendimiento, como métrica central en las pruebas de rendimiento, permanezca en el centro de atención, guiando al equipo a refinar y optimizar aún más las capacidades del software.

Dicho todo esto, es bueno recordar la importancia de los informes para ayudar a los equipos y a las partes interesadas a estar informados sobre el progreso de las pruebas. ¡Te invitamos a leer este artículo para descubrir cómo en Abstracta hacemos visible el progreso de las pruebas!

En una palabra

El rendimiento, si bien es una métrica fundamental en las pruebas de performance, es sólo una parte de un marco más amplio que busca mejorar la calidad de una aplicación. El rendimiento de las pruebas de performance, la carga de usuarios, los tiempos de respuesta y los objetivos de rendimiento se combinan para ayudar a que un sistema funcione al máximo y satisfaga las expectativas reales de los usuarios.

En el dinámico mundo de las pruebas de software, es fundamental recordar que lograr ciertos objetivos de rendimiento o mantener un rendimiento estable es un proceso continuo.

Cada nueva versión o cambio puede afectar el rendimiento general del sistema, lo que hace que las pruebas de performance periódicas sean fundamentales para ofrecer una aplicación de software eficiente, confiable y escalable.


¿Buscas un proveedor confiable para la consultoría o ejecucióin de las pruebas de performance?

En Abstracta contamos con un equipo de ingenieros con sólida experiencia en tu industria para solucionar situaciones críticas de rendimiento en sistemas y aplicaciones móviles.

Cuéntanos aquí tus necesidades en materia de performance testing, y conversemos cómo podemos ayudarte a aumentar la satisfacción del usuario y la resiliencia del sistema.

¡Síguenos en LinkedIn, X, Facebook, Instagram y YouTube para ser parte de nuestra comunidad!

222 / 247