Blog

Arquitectura de Abstracta: la historia detrás de “una linda oficina”

Más del 60% de la sede de Abstracta en Montevideo está compuesta por espacios de encuentro, construcción de vínculos y trabajo colectivo. Diseñada a medida y conectada de raíz con la cultura uruguaya, es la fiel expresión de los valores y aspiraciones de la empresa, que busca su desarrollo y crecimiento constante, siempre con foco en el bienestar de su comunidad y los modos de recorrer el camino.

“La buena arquitectura es abierta, abierta a la vida, abierta para mejorar la libertad de cualquier persona, donde cualquiera puede hacer lo que necesita hacer. No debe ser demostrativa o imponente, pero debe ser algo familiar, útil y hermoso, con la capacidad de sostener silenciosamente la vida que tendrá lugar dentro”. Esta sabia frase fue pronunciada por Anne Lacaton, distinguida con el Premio Pritzker por la Fundación Hyatt en 2021, el mayor galardón de la arquitectura mundial.

Sin dudas, la oficina de Abstracta en Montevideo contempla estas premisas tan cargadas de significado. La arquitecta Valentina Moro fue la encargada del proyecto, cofundadora de PLUG y docente de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de la República de Uruguay.

Corría el 2019, Abstracta se encontraba en pleno crecimiento, y planificaba duplicar la cantidad de personas trabajando en la compañía, para lo cual necesitaba más espacio físico, además de un diseño realizado a medida.

Pandemia mediante, las reglas cambiaron drásticamente. “Si antes el trabajo WFH (acrónimo de trabajo desde casa, Work From Home) era una posibilidad para los colaboradores en la industria IT, la pandemia lo radicalizó, y el argumento de precisar mayor cantidad de espacio quedó un poco débil”, relató Valentina. Tal es así que la empresa hoy cuenta con casi el triple de personas trabajando en ella, y la mayor parte de la semana sobra espacio en la oficina.

“Lo interesante es que ahora están orgullosos y cómodos, algo que antes no sucedía. Podemos concluir que la posibilidad de identificarse con el espacio era más importante que sumar nuevos puestos de trabajo, gozar de los eventos de encuentro generales y tener el soporte para hacerlo con ‘aroma a Abstracta’”.

Vera Babat, Chief Culture Officer, expresó: “Buscábamos que la oficina fuera representativa de nuestra cultura, por eso elegimos una casona tradicional uruguaya, con bellas maderas que acompañan la tradición arquitectónica nacional. No precisábamos un espacio nuevo o moderno, sino un lugar que refleje nuestra conexión con el acervo cultural del país”.

Y continuó: “Valentina logró soñar junto a nosotros e interpretar nuestras necesidades con una sensibilidad especial. Gracias a eso, hoy contamos con espacios de convivencia laboral, sectores de uso personal como cabinas, y espacios colaborativos, con fines de integración, orientados al trabajo y/o consolidación del equipo”.

Arquitectura con aroma a Abstracta

La arquitectura es una ciencia y también un arte, que refleja y expresa la cultura de quienes habitan los espacios, su comportamiento, sus vínculos y dinámicas sociales. Es una materialización capaz de transformar realidades, de limitar o ampliar libertades, pero especialmente de adecuar los espacios a diferentes escenarios, según las necesidades de la sociedad.

“El proyecto de arquitectura es siempre una idea que transforma el espacio que la contiene, en lo concreto pero también en lo abstracto. El espacio es capaz de transformar la experiencia, y enriquecerla o no de acuerdo a las decisiones del proyecto”, explicó Valentina.

Se trata, de alguna manera, de una mirada transversal de la arquitectura, con la idea de que puede impactar en diferentes direcciones. “Cuando se inicia un proyecto, se está trabajando con un sujeto que es único, atravesado por una historia y genealogía que determinan unas formas únicas de habitar. Cuantos más detalles de estos se traduzcan en el espacio, más acertada resultará la experiencia que se propone”, esbozó.

“Es fenomenología pura, lo que evoca y nos recuerda momentos o vivencias felices de nuestro pasado nos conecta con un estado de vibración alto, y nos permite gozar más de la experiencia”, remarcó.

Con esto en claro, Abstracta decidió alquilar un nuevo espacio y remodelarlo específicamente para sus necesidades. Buscaban no solo lograr mayor comodidad, sino también reflejar identidad y comunidad, y ayudar a seguir construyendo el sentido de pertenencia.

Conversamos con Valentina para comprender a fondo todo lo que hay detrás de la linda oficina abstractera.

– ¿De qué forma se pudieron contemplar las necesidades y reflejar los valores de Abstracta mediante la arquitectura?

Solicitamos que nos planillaran todos los proyectos que llevaba adelante la compañía y que nos detallaran cuántas personas estaban trabajando en cada uno de ellos, además de cuántas eran fijas por proyecto o departamento. Esto nos ayudó a ordenar y organizar el espacio, defendiendo los metros de las salas de reuniones y espacios de encuentro.

Creamos 3 salas de reuniones que llevan detalles que las hacen más cálidas que las clásicas oficinas modernas, debido a que sacan provecho y partido de las maderas originales de la casa. Aprovechamos los corredores anchos para instalar bancos-cuevitas, unos lugares para sentarse y tener una reunión corta entre almohadones y mantitas, o para sentarse con el sol que baña por el ventanal del fondo.

Convertimos el estacionamiento en una sala para meetups con gradas, la barbacoa es un comedor y un petit auditorio a la vez. La cocina es un laboratorio para deleitarse con comidas organizadas por el equipo y a la vez un comedor pequeño. El patio es una plaza con una vegetación hermosa, un palo borracho adulto que florece en rosa y unas plantas seleccionadas especialmente, que generan un clima de calma con sus colores y aromas.

– ¿Cuál es la importancia de comprender las necesidades de un cliente en su contexto a la hora de realizar un proyecto arquitectónico?

Máxima. Es a partir de ahí que surge la posibilidad de comprendernos, entender y decodificar las necesidades que se plantean. Son necesarios varios encuentros en los que atendemos aspectos más sutiles que son claves a la hora de sincronizar y dar sentido. Esto es aún más acentuado cuando se trata de un proyecto a medida, para un cliente específico y con una necesidad concreta, como por ejemplo construir su casa. En el caso de Abstracta funcionó exactamente de ese modo, porque la sede era un nuevo headquarter con aroma a hogar comunitario.

– ¿Considerás que la materialidad es transversal para lograr el ‘look&feel’ buscado?

Sí, cuando conectás con aspectos sensibles, trabajás con los materiales explotando todo su potencial. Entran en juego variables como temperatura, color, texturas, la compatibilidad o contraste entre ellos, la armonía estilística, y más. En ocasiones, nos hemos encontrado educando a los clientes para que experimenten nuevas materialidades, o no tan nuevas pero en formas novedosas. Cuando esto funciona, es sublime para todos, generalmente porque se trata de soluciones más sostenibles.

En el caso de Abstracta, una vez que nos encontramos en una “cultura” común, avanzamos. Buscamos materializar en armonía con la preexistencia de la casa. La conservación y utilización de maderas fue fundamental para lograr las sensaciones buscadas, como algo representativo de la cultura uruguaya.

Nos enfocamos en la materialidad y el diseño de los muebles. Utilizamos pizarras para generar un lugar de encuentro y reunión espontáneo en torno a los puestos de trabajo, como una superficie que agrega brillo al resto donde predomina la madera. Los bancos de reunión, las tarimas del meet up room, las cabinas y los stand up desk son todos dispositivos que resuelven posibles situaciones de encuentro, y se materializan con multiplacas de eucaliptus con una laca que suaviza, contrasta y realiza un aporte extraordinario con la calidez del material.

– ¿Qué otros aspectos han sido fundamentales a la hora de querer transmitir el ‘look&feel’ buscado por la compañía?

Fue muy importante conocer la sede anterior de la empresa y la forma en la que la habitaban, para hacer un diagnóstico de lo que funcionaba y lo que no en relación a la forma de usar el espacio. La transferencia de Vera Babat, como vocera, fue fundamental. Tenemos una relación de mucho tiempo y eso ayuda en el entendimiento, especialmente cuando se trata de aspectos sutiles. Y además porque es la portadora de la voz de Abstracta, con la capacidad de decodificar y transferir necesidades, voluntades, deseos y anhelos. Seguramente porque disfruta mucho de la arquitectura y entiende por dónde va nuestro desempeño como profesionales.

De todas las interacciones generadas, ¿qué es lo que más te movilizó y ayudó a lograr un espacio físico representativo de la identidad de la empresa?

No es algo que se pueda poner en palabras, es más bien eso que se percibe desde el minuto 0 cuando te reunís con quienes dirigen la compañía. Es una organización que se reconoce y se recuerda a sí misma sus orígenes. Naturalizan la evolución “orgánica” que han tenido, dedicada, arriesgada y sostenida. Y la honran en ellos mismos, en la forma en la que se presentan. Son un grupo de personas con una humildad, incluso desde el saludo. Es imponente la forma en que todo esto te hace sentir “entre amigos”, y esa comodidad es clave para poder desplegar tus herramientas como profesional.

Aún así, todo esto no siempre representaba un entendimiento entre lo que planteamos y lo que se entendía, como un gap entre plano de lo hiperconcreto de la ingeniería y lo abstracto de la arquitectura. En estos momentos, fue clave la figura de Vera Babat, por su capacidad de traducción y su conocimiento de los 2 universos.

– Más del 60% de la oficina está destinado a espacios de colaboración y encuentro. Sin embargo, inicialmente uno de los principales objetivos había sido sumar puestos de trabajo. ¿Cómo tomaron esta decisión?

Nos dimos cuenta de que eran los lugares más pujantes, y que posiblemente estos espacios eran los que traccionarían al resto. Estudiamos las tendencias en la industria, y cruzamos estos datos con el equipo de People Care de Abstracta, que conoce en profundidad las necesidades de la comunidad abstractera.

La estrategia conjunta fue no cederlos ante la tentación de más puestos de trabajo. Hoy podemos decir que fue una buena decisión: la pandemia acechaba y hoy el WFH es una realidad instalada. Ahora, la vuelta al trabajo en modalidad híbrida hace que esos espacios sean incluso más ricos que lo que proyectamos.

– ¿Es posible idear un espacio que invite al esparcimiento y al trabajo a la vez, con límites claros para comprender que se trata de un espacio de trabajo?

Sí. Con Abstracta, nuestra estrategia fue, primero, identificar el potencial de los espacios para diferentes cometidos: colaboración, encuentro y también estaciones de trabajo. Luego, entender que aunque el espacio de la casa fuera fragmentado, cada habitación bien definida nos ayudaba a separar los proyectos.

Consideramos que un espacio de oficina totalmente abierto, en el cual todos comparten mientras usan su escritorio, presenta un conflicto inevitable que es el de la falta de privacidad o intimidad. Una posible solución es crear “refugios”, individuales o para colectivos pequeños, ya sea para tener reuniones o para focalizar el trabajo. Para estas actividades más privadas, construimos lo que denominamos como cabinas.

Por otro lado, caracterizamos los espacios colectivos de acuerdo a sus usos potenciales. Esto significó dotarlos de equipamiento de esparcimiento, de descanso, de reunión, de encuentro casual, de laboratorio y de creación en equipo. El objetivo era aportar versatilidad para que los equipos puedan tener libertad, con el rigor inevitable que generan los equipamientos fijos.

Todo esto conduce a clarificar la estrategia de ocupación del espacio: queda definido dónde es posible focalizar, armar un equipo de producción, o colectivizar el entretenimiento con la comunidad, de una manera confortable y motivadora, con el espacio físico como sostenedor y habilitador de nuevas posibilidades.

¿Te gustaría conocer más historias abstracteras? Accede aquí.

¡Síguenos en LinkedInTwitterFacebookInstagram y YouTube para conocer más sobre nuestra cultura y ser parte de nuestra comunidad!

175 / 247