Blog

Futuro del trabajo: rol de la oficina, IA y nuevas oportunidades

¿Por qué la globalización del mercado laboral cambió tantos paradigmas? ¿Qué rol tiene la oficina hoy? Si bien el futuro del trabajo tendrá un gran protagonismo de los algoritmos y la IA, el nivel humano marcará siempre la diferencia. Resulta prioritario que podamos hacer foco allí para favorecer nuestro bienestar y desarrollo.

Futuro del Trabajo

Sabemos que el mundo del trabajo se ha reconfigurado completamente desde el inicio de la pandemia, generando una globalización sin precedentes del mercado de trabajo y multiplicando las oportunidades de empleo mediante la “eliminación” de muchas barreras.

Pronto se cumplen ya 3 años de este hito histórico, y muchas empresas han intentado volver atrás paulatinamente en algunos aspectos relacionados al trabajo remoto. En Abstracta, creemos que ya no hay forma de retornar al punto de partida. Un mundo de nuevas posibilidades se ha abierto ante nuestros ojos y no existe modo de borrar todos los aprendizajes incorporados.

Las viejas fórmulas hoy son obsoletas, así como lo es imponer modos únicos de trabajo. Creo que es hora de reinventar rituales, de permitirnos una verdadera apertura en este sentido. Esta adaptabilidad y capacidad de reinventarnos será clave en el futuro del trabajo, en el cual las tareas de muchos roles podrán ser realizadas por máquinas y el aspecto humano cobrará nuevas dimensiones.

Según el último informe del Foro Económico Mundial, para 2025, “85 millones de puestos de trabajo podrían verse desplazados por un cambio en la división del trabajo entre humanos y máquinas, mientras que podrían surgir 97 millones de nuevas funciones más adaptadas a la nueva división del trabajo entre humanos, máquinas y algoritmos”

De esto y mucho hablamos en el panel “El futuro del trabajo” en la primera edición de la Quality Sense Conf, junto con Kátherine Nuñez, de Vozy; Matías Boix, de Globant; y Mercedes Remedi, de Learninc, como moderadora.

Tal como expresó Kátherine, estamos en un momento en el cual la balanza se está inclinando hacia lo híbrido: ni 100% presencial ni 100% remoto. “Lo que estamos haciendo en la industria de la tecnología es darnos el espacio para ir conociendo las necesidades de cada cual, cada día”, expresó.

“Las interacciones que se generan personalmente no pueden ser sustituidas. Tener la oportunidad de decidir cada cual lo que necesita es algo que definitivamente está marcando el camino”, continuó.

En la misma línea, Matías destacó que la velocidad de los cambios que estamos vivenciando “quebró un montón de paradigmas”, y que no existen certezas hacia adelante acerca de qué es “lo ideal”. Es por eso que muchas empresas se encuentran probando distintas modalidades.

Hasta antes de la pandemia, las compañías estaban acostumbradas a lo presencial y a ser ellas quienes marcaran el ritmo. A partir de entonces, esta limitante terminó de quebrarse en la industria IT, y tanto las empresas a la hora de contratar como las personas a la hora de buscar trabajo pudieron ampliar sus horizontes.

Personalmente, desde mi experiencia como psicóloga clínica y como Chief Culture Officer de una empresa de la industria de software, considero que el tiempo compartido en la oficina, e incluso el espacio virtual en el cual las personas se encuentran para trabajar juntas, es preponderante para construir vínculos. Conectar con otros es una necesidad humana. Por eso, cuando vamos a la oficina, es bueno hacerlo con intención, con ganas de interactuar y apertura para tener experiencias de convivencia.

Creo que es crucial que “la oficina” siga existiendo, pero no como espacio estructurante de rutinas similares para todas las personas. Hoy tenemos que ver a la oficina como soporte físico y espacio seguro de trabajo para las personas. Un lugar para trabajar allí cuando lo anhelan o necesitan, para vincularse con sus pares desde un lugar diferente, y desarrollarse como lo precisen.

Por eso, en mi opinión, es fundamental que las empresas comprendan el nuevo rol de la oficina. Más allá del rol que cada compañía defina para su oficina, resulta primordial adaptar las propuestas laborales, la manera de trabajar y los acuerdos a la singularidad de las necesidades de las personas.

Ahora bien, como la relación de trabajo es una elección mutua, es necesario que cada propuesta sea realmente aceptada en todos sus sentidos por quienes se suman a la empresa y le vean valor a su proyecto de vida. Así, para las personas que tengan trabajos que no son fácilmente reemplazables, todo esto será una realidad.

Estamos inmersos en una industria que no para de crecer, y existen cargos y roles que tienen la posibilidad de elegir formatos y formas que antes eran impensadas. Es importante entonces que las condiciones de trabajo sean claras, explícitas y consensuadas, para lograr entornos de trabajo saludables.

¿Por qué es importante todo esto? Porque somos humanos, no máquinas. Y si bien el futuro del trabajo tendrá un gran protagonismo de la Inteligencia Artificial (IA), es justamente el nivel humano lo que marcará siempre la diferencia para nuestra calidad de vida.

¿Inteligencia Artificial con rasgos humanos?

La IA está realizando grandes aportes en la ciencia a nivel global y, de a poco, está comenzando a impactar en el mercado laboral. Recientemente, conocimos ChatGPT, un nuevo chatbot de la empresa OpenAI, que puede establecer conversaciones con humanos mediante texto y hacer múltiples tareas. En su primera semana fue utilizado por millones de usuarios.

Se espera que pronto sea capaz de escribir códigos completos e incluso testearlos. Así, indefectiblemente, muchas personas comenzaron a preguntarse qué sucederá con su empleabilidad.

Impacto y oportunidades de la inteligencia artificial en el mercado laboral
Foto de Tara Winstead en Pexels

¿Te suena familiar todo esto? No es la primera vez que vivenciamos temores de este tipo. Es historia conocida luego de la Revolución Industrial, a partir de la cual muchos trabajos empezaron a ser realizados por máquinas. Pero no hace falta ir tan lejos: muchos testers de software hoy temen que sus puestos sean totalmente reemplazados por la automatización mediante la IA y el Machine Learning.

¿Se puede hacer testing empático? ¿Pensando en lo que el otro necesita? Es ahí probablemente donde nos vamos a diferenciar de las máquinas, y donde vamos a aportar valor por mucho tiempo.

“Hay cosas que la automatización no va a poder hacer, sin que la misma sea llevada adelante por humanos. La automatización es importante para complementar el testing y no para reemplazarla”, aseguró el Content Owner del WOPR29, Andy Hohenner, durante una conferencia que ofreció en la Quality Sense Conf.

Sin dudas, la IA revolucionará nuestro mundo de modos que aún no podemos imaginar. Pero estoy convencida de que, a nivel global, se constituirá como una habilitadora de nuevas realidades, y nos empujará a seguir aprendiendo de forma continua.

“Yo tengo una mirada positiva frente a los avances tecnológicos. Tendemos a tener miedo porque es más fácil ver lo que vamos a perder que las oportunidades nuevas que se van a generar, porque no las conocemos”, remarcó Matías Boix en el evento.

“¿Cómo hacemos para crear oportunidades para esas personas que no tienen posibilidad de reinsertarse laboralmente? Es un lugar para reflexionar, con un enfoque optimista acerca de cómo podemos ser creadores de esas soluciones”, preguntó y respondió Katherine.

Lo cierto es que no tenemos estas respuestas. No somos algoritmos, y necesitamos tiempo para detenernos y reflexionar. Tenemos que cultivar un mindset que nos permita mantenernos abiertos a nuevas posibilidades, formatos y modalidades, e incluso nuevas tareas dentro de nuestras áreas, a las cuales posiblemente tengamos más tiempo para dedicarles gracias a la IA.

Es fundamental conectarnos con nuestra pulsión de vida, para seguir construyendo en nuestro trabajo, y en pos de nuestra sociedad. Esto es algo que, sin dudas, requiere de nosotros, los humanos, y que las máquinas no lo pueden realizar. De nuestra sensibilidad, nuestro pensamiento crítico y creatividad.

¿Qué rol juegan las empresas en todo esto?

Creo que el rol de las empresas como formadoras va a ser clave en los cambios que se vienen. Esto tampoco es una historia nueva. Existen muchos países que en etapa de posguerra tuvieron que generar acciones desde sus más diversas organizaciones para poder cumplir con las cosas que resultaban necesarias en esos momentos.

Las empresas serán grandes protagonistas del futuro de trabajo, en la formación y capacitación de las personas, pero no solo en aspectos técnicos sino especialmente en lo que llamamos habilidades para la vida. Solo de ese modo podremos enriquecer la experiencia educativa.

Los espacios de trabajo son centrales en la vida de las personas, y los trabajos son grandes estructuradores de la vida de las personas en su vida adulta. Por ello, el impacto que pueden tener las organizaciones como formadoras para el futuro del trabajo es crucial en el mundo de hoy y también en todo lo que viene.

El hecho de trabajar de modo remoto, desde diferentes lugares, con gente de otros países y con la IA comenzando a realizar cada vez más tareas, requiere que planteemos nuestra ética laboral, de cómo nos vinculamos con las personas y con la tecnología. Implica que tengamos acuerdos mega explícitos, con lo que se espera y lo que no de las personas, y que podamos desarrollar donde nos destacamos como humanos para que no nos sintamos amenazados y evitar una escalada de ansiedad y burnout.

Solo si hay claridad podremos acceder a las herramientas necesarias que nos permitan elegir trabajar con bienestar, formarnos y actualizarnos con foco en el futuro del trabajo que, para mí, ya está asomando.

¿Cómo te preparas para estos cambios? ¿Qué rol crees que tienen las empresas en el futuro del trabajo? ¡Cuéntanos en los comentarios!

¡Síguenos en LinkedInTwitterFacebookInstagram y Youtube para ser parte de nuestra comunidad y aprender más acerca del futuro del trabajo!


Revive el panel “El futuro del trabajo” en la primera edición de la Quality Sense Conf, junto a Katherine Nuñez, de Vozy; Matías Boix, de Globant; y Mercedes Remedi, de Learninc, como moderadora.


Otros contenidos relacionados

Tips para entrevistas de Testers de Software

Federico Toledo a fondo: “Cada vez van a ser necesarios más y mejores testers”

Tester de Software, entre los empleos del futuro del trabajo


156 / 229